Empiezo el blog con una entrada personal que cuenta a grandes rasgos el uso que le he dado a la informática a lo largo de la vida. Seguro que conocerás muchas de las tecnologías y aparatos que se mencionan, porque tal vez tu historia no sea muy diferente de la mía. Sígueme en las redes sociales de abajo para contármelo.

Los inicios

Escribo desde una pequeña ciudad industrial del norte de España, muy lejos de Silicon Valley, donde en 1984 se presentaba el primer Macintosh con interfaz gráfica. Varios años después, entraba en mi casa un Amstrad CPC 464 con monitor monocromo de fósforo verde, y la interfaz era un teclado sin eñe. Pero escribía run, y jugaba con un Mario Bros clorofílico que tumbaba bichos a cabezazos. Muchas veces tenía que jugar antes al ajedrez con mi padre para que me dejara el ordenador, y así me aficioné también a ello. En aquellos años la inteligencia era un atributo exclusivamente humano, pero en 1997 Kasparov perdió contra Deep blue y eso lo cambió todo.

A veces mi padre se compraba una revista, y con la ayuda de mi madre, que le dictaba, se pasaban la noche picando código para programar algún juego tipo Buscaminas. Era una locura porque nadie lo entendía, y si faltaba un solo carácter el programa se rompía y había que revisar todo el trabajo buscando la falta. En una clase extraescolar yo supe que era Basic, y aprendí a imprimir texto en pantalla y la estructura condicional if then else, y a hacer parpadear los bordes, un efecto hipnótico. También estaba apuntado a clases de ajedrez, donde me apodaron "la máquina", pero nunca fui tan bueno, lamentablemente.

Ya en los 90 cambié de colegio, y allí aprendí mecanografía. Recuerdo que llegué a casa ilusionado con pasar las vacaciones escribiendo en el ordenador con la nueva técnica, para encontrarme con que estaba estropeado, y no volví a tener otro hasta mucho tiempo después. En sucesivos cursos pude aprender a administrar archivos en MS-DOS y a trabajar con el procesador de textos Word Perfect, Al mismo tiempo que empezaba a usar ayudas técnicas como el Braille hablado o el Zommtext.

Fuera del cascarón

Para cuando empecé a trabajar nada de esto servía, salvo la mecanografía, porque ya se usaba Windows 98, y en poco tiempo además empecé a utilizar el lector de pantalla JAWS. Tuve suerte y un compañero ajedrecista de Madrid me regaló una licencia. Con algo de HTML y la tarifa plana de Wanadoo conseguí subir un par de páginas a servidores gratuitos pero duraron poco, porque lo que realmente buscaba era el reto tecnológico de llevar a cabo el desarrollo.

Durante algunos años utilicé el PC únicamente para entrenar ajedrez, hasta que como Forrest Gump, decidí que ya había tenido bastante y me matriculé en la universidad, con lo que también terminé mi colaboración en el blog de Ajedrez a la ciega. Para estudiar tenía la necesidad de crear apuntes estructurados de forma rápida y amigable, así que descartando Word, lo intenté volviendo al HTML que ya conocía. Me habían hablado de Latex, pero consideré que con Historia de la filosofía antigua ya tenía bastante quebradero de cabeza; hasta que descubrí Markdown y me encantó para siempre.

En la actualidad

Mi lenguaje de programación es Python, y lo he usado por mero entretenimiento en varios proyectos personales. Es muy grata la satisfacción de crear una aplicación que funciona y es eficiente aumentando tus capacidades. Si he empezado ahora con este blog es porque he conseguido reunir en él Python y Markdown y además me da la posibilidad de aprender a usar el sistema de control de versiones Git con Github.

Actualmente estoy haciendo un curso de consultor especialista en accesibilidad web y entornos on-line, que me está ayudando a fijar conocimientos y a dar una aplicación práctica a mi gusto por la tecnología. Sería fantástico poder desarrollarme como profesional en ese ámbito en un futuro.

Actualizo

Acabado el mencionado curso, me quedé con ganas de más, y ahora hago el DAW de FP a distancia. ¡Todo un reto!


Published

Category

Personal

Tags

Contact